Rutina de yoga para las mañanas

El: comment Comentario: 0 favorite Love: 363

No hay nada mejor que empezar el día con una sesión de yoga... Una buena rutina de yoga para las mañanas debe incluir posturas suaves que despierten poco a poco el cuerpo, incluyendo varios tipos de asanas o posturas de yoga, específicas para cada parte del cuerpo. Lo ideal es terminar estirando y relajando cuerpo y mente. Así empezarás la mañana con buen pie y recargarás energía para todo el día!

rutina de yoga para las mañanas

¿Por qué es importante tener una rutina de yoga para las mañanas?

Sí, hacer yoga por la mañana, nada más despertar, es increíblemente beneficioso. Si lo has probado, estamos seguras de que ya conoces esa sensación de bienestar que puede durar todo el día. Merece la pena invertir 20 minutos de tu rutina matutina.

Si no lo has probado todavía... ¡Te animamos a que lo hagas!

El problema es que normalmente nos levantamos con prisas y para nada inspiradas. Por eso, si no tienes una rutina de yoga para las mañanas, ya lista para hacer cuando te levantas... Lo más probable es que al final no hagas nada.

Por el contrario, cuando tienes un plan fijado y sabes exactamente lo que tienes que hacer ¡Todo es mucho más fácil!

Además, así te aseguras de que haces las posturas que realmente te interesan más y te aportan más beneficios. Cada persona puede tener gustos y necesidades diferentes, por supuesto.

Pero si estás buscando una rutina de yoga para las mañanas que simplemente te ayude a estirar y agilizar tu cuerpo y te aporte la energía necesaria para empezar bien el día... ¡Ésta es nuestra propuesta!

Rutina de yoga para las mañanas

Nuestra rutina de yoga para las mañanas está formada por 3 grandes bloques de asanas o posturas de yoga:

  • Posturas para despertar el cuerpo
  • Posturas de pie
  • Estiramientos y torsiones

¡Empezamos!

Posturas de yoga para despertar el cuerpo

Postura del loto

  • Empieza la rutina sentada en la posición del loto, con las piernas cruzadas y las manos sobre las rodillas. Muy importante: ¡Espalda recta!
  • Cierra los ojos y respira lentamente. Intenta dejar la mente en blanco y concentrarte únicamente en tu respiración (ya sabemos que no es fácil, pero inténtalo!)

saludo al sol

  • Haz el Saludo al Sol para desentumedecer y estimular todo el cuerpo. Esta secuencia de asanas (o posturas de yoga) es una de las más completas y es especialmente beneficiosa por las mañanas. Ayuda a estirar todos los músculos y a despejar la mente para empezar el día con energía renovada.
  • ¡Haz por lo menos dos o tres vueltas completas!

Puedes ver la secuencia completa del Saludo al Sol, paso a paso, aquí.

  • Después del Saludo al Sol, túmbate boca arriba y simplemente relájate un par de minutos. Ésta es la postura de Savasana. Aunque no lo parezca, es muy necesaria porque permite que tu cuerpo se recupere y asuma los beneficios de todas las posturas.

savasana

Posturas de yoga de pie

Ahora que hemos despertado el cuerpo, vamos a subir un poco el ritmo. Le pondremos un poco más de energía con un par de posturas de pie. Además, estas posturas vienen genial para trabajar las piernas!

Recuerda: cada una de las posturas de pie que explicamos a continuación debes hacerla dos veces: primero con una pierna y luego con la otra!

postura del triángulo

  • Empezamos por la postura del triángulo. Primero da un paso largo para separar las piernas tanto como puedas. Luego, abre los brazos en cruz e inclínate poco a poco hacia el pie con el que has dado el paso. Baja tanto como puedas, manteniendo los brazos en cruz. Es decir, con uno de los brazos intentaríamos tocarnos el pie y con el otro señalaríamos hacia arriba (como ves en la imagen, no es tan difícil de hacer como de explicar!)

postura del guerrero

  • Continuamos con la postura del guerrero. De nuevo, damos un gran paso para separar las piernas todo lo posible. Giramos ese mismo pie para que mire al frente.
  • Después, abrimos los brazos en cruz. Miramos al frente y bajamos lentamente, flexionando la rodilla hasta ponerla exactamente encima del pie que hemos adelantado. Es muy importante mantener la espalda y la cadera rectas. Aguanta unas cuantas respiraciones antes de volver a la postura de pie.

postura del árbol

  • Seguimos con la postura del árbol, principalmente indicada para trabajar el equilibrio. Partimos de la posición de pie, con los pies un poco separados y las manos juntas frente al pecho. Ahora es muy importante relajarte para mantener el equilibrio. Esta postura es muy mental. Imagina que todo el peso de tu cuerpo recae únicamente sobre una de tus piernas. Entonces, sube poco a poco la pierna que ha quedado libre y apóyala en tu otra pierna.
  • Ahora sube las manos por encima de tu cabeza e intenta aguantar todo lo que puedas.

Estiramientos y torsiones

Para terminar nuestra rutina de yoga por las mañanas, es muy recomendable hacer al menos un par de posturas de estiramientos y torsiones. De esta manera, nos aseguramos que todo nuestro cuerpo esté perfectamente desbloqueado y empezaremos el día como nuevas!

postura de la vaca

postura del gato

  • Seguimos con una de las secuencias de posturas más básicas y simples, pero imprescindible por sus enormes beneficios: la postura del gato y la vaca. Son dos posturas complementarias que se centran en flexibilizar la espalda.
  • Apoyamos rodillas y manos en el suelo, poniendo atención en que las manos queden exactamente debajo de los hombros y las rodillas exactamente debajo de las caderas.
  • Ahora, se trata de mantenernos en esa posición mientras elongamos toda la espalda lentamente, desde el final de la espalda hasta la cabeza. Primero hacia arriba, mientras inspiramos, y después hacia abajo, mientras expiramos. Repite varias veces y comprobarás cómo tu espalda se relaja.

estiramiento de la espalda

  • Finalizamos nuestra sesión de yoga con un par de torsiones. Nos tumbamos boca arriba con los brazos en cruz y subimos las dos rodillas juntas hasta el pecho. Ahora, echamos las piernas hacia un lado y giramos la cabeza hacia el otro, con cuidado de mantener ambos hombros apoyados en el suelo.
  • Aguantamos unas cuantas respiraciones y volvemos al centro, para repetir lo mismo, ahora hacia el otro lado.
  • Cuando acabes las torsiones, quédate otra vez tumbada y relajada en la postura de Savasana, al menos un par de minutos. Es muy importante conceder este tiempo al cuerpo y la mente para que se absorban todos los beneficios de nuestra rutina de yoga mañanera!

¡Guárdate este post para tu rutina de yoga para las mañanas y tenlo siempre a mano!

Etiquetas: yoga rutinas ejercicio

Comentarios

No hay comentarios en este momento

¡Déjanos tu comentario!

Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre

Crear una cuenta

¿Ya tienes una cuenta?
Incia sesión O Restablecer contraseña